La Complejidad del Amor

0
366

Es sorprendente el ruido mediático que ha provocado la Exhortación ya antes de que fuera publicada. Aborda una cuestión relevante para la humanidad y, por ello, para la vida consagrada que no es ajena a lo que viven sus contemporáneos. Bonifacio Fernández, teólogo de nuestra casa, hace muchos años que descubrió esa circularidad en propias carnes. Su consagración se ilumina, toma cuerpo y sentido, en diálogo abierto con otras formas de seguimiento. Hace años que constata que las cosas cambian y se clarifican. Es testigo de la nueva visión que se impone para no hablar del amor aséptico y sin rostro, sino encarnado en una realidad que Dios asume, en el rostro y la historia de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Amoris Laetitia aporta, sobre todo, una escucha sincera a la realidad.



Dejar respuesta